domingo, 1 de mayo de 2016

RCD ESPAÑOL 1 - SEVILLA FC 0

HIJOS DEL AGOBIO


Está siendo una temporada aciaga para el Sevilla FC, según la media inglesa hemos perdido unos 21 puntos fuera de casa, lo que por lógica debiera ser no lo ha sido. La liga tampoco está siendo algo excepcional y no hay una diferencia abismal de puntos como otros años, pero para lo barata que está siendo la liga, el Sevilla FC debería tener 63 puntos al menos. Para algunos el título de este post pueda parecerles ideal tras haber visto el partido, pero nada más lejos de mis pensamientos y mis sentimientos sevillistas. Los sevillistas sabemos lo que nos cuesta llegar a los sitios, nadie nos regala nada, al contrario, si pueden quitárnoslo nos lo quitarán, esto debería incluirlo el tal Murphy en su Ley.

Según la Ley de Murphy, todo lo que va mal puede ir a peor, lesión tras lesión, el equipo nervionense ha ido perdiendo fuelle y haciendo historia en lo más insólito o, cuanto menos, raro, raro, es el equipo que menos partidos ha ganado fuera de casa, esas cosas que llaman casualidades pero lo cierto es que si hay algo imposible, o al menos lo parece, ahí estamos nosotros para hacerlo, amén de ser los Robin Hood de la liga y ayudar al necesitado.

Partido pobre, soso, escaso en fútbol, no en ganas, porque para los chavales que han debutado hoy, la ilusión de estar de nuevo o estrenarse en el primer equipo siempre es un premio, además que ellos también están luchando por seguir ahí arriba con la posibilidad de un ascenso.

De lo más señalable en este partido, es el golpe de Kolodziejczak, otra baja más, al menos de momento, para afrontar esa final antes de la final que tendremos este jueves, habrá que sacar de donde no hay y echarle casta y coraje, pues en peores nos hemos visto y tirando de moral y amor propio, hemos sabido superar todo aquello que parecía imposible.

Poco que contar del partido, tres o cuatro palos y un gol del Español, es el bagaje de un partido atípico y en el que los jugadores sevillistas le han enviado un mensaje a su compañero Krohn-Deli. Sin querer justificar quizás el poco o mal juego del equipo, es comprensible que a esta altura de la temporada, el cansancio y las bajas sean normales, es lo que tiene estar en tres competiciones y haber llegado a una final.

El jueves todos al Ramón Sánchez Pizjuán para que vuelva a ser ese fortín inexpugnable y hagamos posible de nuevo otro imposible, al menos para el que lo vea imposible.

Hasta la victoria... siempre.

Dragos Sur.
Sevillista do smirti.