viernes, 20 de mayo de 2016

DICEN QUE NUNCA SE RINDE... EL SEVILLA FC, PENTACAMPEÓN DE LA EUROPA LEAGUE

HACER HISTORIA HACIENDO POSIBLE LO IMPOSIBLE


 
¿Quién podía imaginar hace diez años que el Sevilla FC fuera el único equipo de Europa con cinco copas de la UEFA? Creo que nadie. Una vez más hacemos historia cuando las cosas iban peor.

Que la falta de victorias fuera de casa haya sido un lastre a la hora de conseguir la cuarta plaza en la liga española no lo discute nadie pues con tan sólo tres victorias hubiéramos optado a entrar en la Champions pero... ¿de qué sirve entrar si sales a la primera de cambio? pues para entrar en la Europa League y ganarla.

Toda la prensa daba por favorito al Liverpool FC, un grande de Europa y con letras mayúsculas pues su bagaje en trofeos es abismal si lo comparamos con el nuestro, el rey por excelencia de la Europa League se enfrentaba a los Reds en un partido bastante desigual, por presupuesto, por calidad, por muchas cosas, David contra Goliat.

Ayer comentaba durante el partido con un gran sevillista que me conformaba con que el Liverpool FC tuviera el mismo mal día que tuvo el FC Barcelona cuando nos enfrentamos en la Supercopa de Europa y les metimos tres goles dejando nuestra portería a cero.

El partido comenzó con un ambiente espectacular, un bonito estadio y dos aficiones con los mismos colores, los nuestros, en minoría, se hicieron notar con sus cánticos y pareciendo que había el doble o el triple de los que en realidad allí estaban presentes.

El Sevilla FC empezó bien colocado en el campo y jugándole de tú a tú al Liverpool FC, dominando cada palmo de terreno, no parecía que el rival estuviera por asfixiar a nuestro equipo o igual esperaba el momento en el nos relajáramos para atacar en tromba como nos sucedió con el Shaktar Donest, los ingleses se emplearon a fondo por unos minutos con algunas entradas que el árbitro no decidió sancionar con amarilla y hubo jugadores que fueron reincidentes, sobre todo con Banega, que con el tiempo, a la primera falta que hizo sí que le sacó la tarjeta.

Se desarrollaba el partido con la intensidad y fuerza que requiere una final, había pasado ya el meridiano de la primera parte cuando el Liverpool FC pareció decidirse ir a por el partido, la jugada del gol inglés venía de un balón mal centrado o quizás exceso de confianza y en la que los Reds enhebraron una jugada tan rápida que cuando nos quisimos dar cuenta el balón ya estaba en el fondo de la red, Sturridge con la zurda metió un zapatazo y que le dio el efecto suficiente para que David Soria no pudiera evitar que el balón entrara, a partir de ahí, la cosa cambió, ahora eran ellos los que dominaban y se acercaban una y otra vez a nuestra portería, fueron diez minutos terribles en los que el Sevilla FC se encontraba noqueado, hasta que sonó la campana.

Sigo sin entender por que los comentaristas son tan poco objetivos a la hora de emitir un partido, para ser español debe saber que el Sevilla FC lleva el nombre de una ciudad que está en España, o sea, que si tiene que arengar o animar es al equipo de casa, pero bueno, tenía a su lado un contertulio que con los años ha visto como este equipo ha ido creciendo y haciendo remontadas increíbles, cosa que le recordón en varias ocasiones, menos mal que había alguien que decía cosas con coherencia.

Se reanudó la segunda parte y, sin tiempo para ver si había habido algún cambio, Mariano, en una internada espectacular que dejó con la boca abierta a todo el estadio le puso en bandeja el gol a ese ratón del área que es Gameiro, en 26 segundos habíamos igualado la machada, estábamos como al principio, pero esta vez el noqueado eran los Reds y había que aprovechar esos minutos de desconcierto para tratar de ponernos por delante y empezar a creer en nosotros mismos otra vez.

Nadie daba crédito a lo que vino después, un Sevilla FC recompuesto y tocando el balón con sentido, un Banega rodeado de tres rivales y a cámara lenta con el balón pegado en los pies salía una y otra vez de los enredos, el equipo de la casta y el coraje había vuelto, cual ave fénix resurgiendo de sus cenizas y con el partido empatado, los ingleses empezaron a dar muestras de flaqueza y desconcierto, se les veía discutir entre ellos y eso era buena señal, tal era la falta de concentración que Gameiro pudo hacer el segundo cuando se quedó sólo frente al portero, difícil decisión en una fracción de segundo, vaselina, por la derecha, regate y disparo, al final el portero se encontró el balón y no pudo ser, pero el miedo y las indecisiones hacía mella en el rival.

El partido ahora del Sevilla FC y de los sevillistas pues los seguidores de los Reds habían casi enmudecido con el gol y los cánticos sevillistas se sentían y se oían en todo el estadio a través de la tele con toda claridad. ha falta de 20 minutos para el final Vitolo se lleva un balón hasta el borde del área y cuando parece que lo va a perder, aparece la mejor versión de Renato, Coke Andújar, que lejos de escoltar al canario, le pega al balón con toda el alma enviando el balón de nuevo al fondo de la portería inglesa, el segundo, que llegaba como recompensa a esa frase: Dicen que nunca se rinde..., los jugadores, los aficionados presentes y los que estábamos a miles de kilómetros saltámos al unísono, comenzaba la remontada, nuevamente, le dábamos la vuelta a la tortilla para hacerla a nuestra manera, al son de Vamos mi Sevilla, vamos Campeón... Sí o Sí, estábamos un pasito más cerca de esa copa que vino un día para quedarse en Sevilla y hacerse sevillana.

El mazazo fue terrible para los ingleses que trataban de poner orden en sus filas y parar la maquinaria sevillista, ni diez minutos le dio el Sevilla FC de respiró al Liverpool FC cuando en otra magnífica jugada nuevamente Coke, que se había puesto los galones, marca el tercero, aquello fue ya una locura, todavía quedaba tiempo y el descuento, pero los sevillistas supieron jugar con el tiempo e incluso crear alguna que otra jugadas más de peligro en la que podía haber caído el cuarto. Los minutos fueron pasando y aunque hubo momentos de intranquilidad por las molestias de Ramí y Escudero, los de Nervión supieron doblegar a uno de los grandes del fútbol europeo, no podíamos dar crédito de lo que pasó anoche en Basilea.

¿Qué ocurrió en el vestuario sevillista durante el descanso? Nunca lo sabremos, o al menos, muchos no lo sabrán, los sevillistas sí lo sabemos, hay algo, un resorte, que salta, que pone en la mente de todos, entrenador, jugadores y aficionados, el objetivo y un "no hemos llegado hasta aquí para rendirnos", anoche fue de esas finales que quedarán en la retina, en la memoria, diez años, el alfa y la omega, estamos en el 2016, yo lo he bautizado como "El año Puerta", el año de ese Mágico 16 que nos demostró que no hay que bajar los brazos ante la adversidad, este ha de ser su año, en el que el Sevilla FC, sin haber hecho gran cosas en la liga, va a jugar cuatro trofeos, cuatro finales, con los campeones de la liga española y Champions, creo que no se puede pedir más, hemos ganado uno y en dos días optamos a ganar otro, cansados por el esfuerzo, nuestros David, se enfrentarán a otro Goliat.

Quiero dar las gracias a toda la plantilla por el esfuerzo realizado, el camino no ha sido fácil, no tenemos que demostrarle a nadie nada, sólo a nosotros mismos, que aquello que parece imposible, lo seguirá siendo siempre hasta que lo intentes, sin menospreciar a ningún jugador, mis felicitaciones especiales a Mariano y a Coke porque en vez de ir a menos por lógica y cantidad de partidos, han ido a más, ayer estuvieron en todas partes, defendiendo y atacando, mil gracias a todos los jugadores que han pasado por este club desde que un loco llamado Joaquín Caparrós cogiera la riendas de este potro desbocado y lo domara para que fuera un caballo de carreras, gracias a todos los que componen el Sevilla FC, porque aunque haya diferencias como en todos sitios, a la hora de remar, remamos todos en la misma dirección que no es otra que la de llevar este club como reza el slogan olímpico: "Más lejos, más alto, más fuerte".

Otra vez llamados a la épica, llamados a la gloria, llamados para hacer historia, nuestra historia.

 Sevilla FC, Pentacampeón de la Europa League y Campeón tres años consecutivos.

Dragos Sur. Sevillista do smirti.
 Hasta la victoria... siempre.